Los renglones están torcidos.
No hay certidumbre ni rectitud.
En las cocinas azarosas,
también se puede hacer un café.