El peso de aquel día aplastó a la noche.

La noche vencida y humillada
pasó por delante sin hacer ruido.

Tras desaparecer
amaneció.