“Esta crisis no se la deseo ni a mi peor enemigo”